Gentes,Libros y música,The African World

NAWAL EL SAADAWI

9 Abr , 2021  

La intelectual egipcia Nawal El Saadawi, una de las feministas más importantes de nuestros tiempos, y eterna candidata al Nobel de Literatura, falleció el pasado 21 de marzo de 2021 de modo que es un momento oportuno de repasar su trayectoria.

 

En su obra predomina la denuncia de la situación de las mujeres en el mundo árabe y musulmán denunciando la discriminación y la violencia que se ejerce contra las mujeres en ámbitos como la política, la cultura, la sexualidad, o la religión.

 

También ha sido muy combativa contra el uso del velo o la práctica de la ablación, etc.

lo que la llevó a perder su trabajo como Directora General de Salud Pública del gobierno egipcio.

En su libro “La hija de Isis” ella misma cuenta que cuando tenía 6 años la comadrona le mutilo el  clítoris diciéndole que era la voluntad de Dios y que se había cumplido su deseo.

 

NACIMIENTO DE UNA ACTIVISTA

 

Sadaawi se licenció medicina en la Universidad de El Cairo en 1955 y se especializó en psiquiatría. Sus primeros años como médica atendió a los pacientes de su pueblo natal, donde adquirió un compromiso crítico al observar las dificultades y desigualdades a las que se enfrentaban las mujeres rurales.

 

De 1966 a 1972 Saadawi ocupó el puesto de directora general en el Departamento de Educación Sanitaria en el Ministerio de Sanidad de Egipto, pero La muerte de Nasser en  1970, y el nuevo mandato de su sucesor Anwar el-Sadat, significó un cambio en su situación (su obra Women and Sex fue censurada fue despedida y pasó a la lista negra. Para evitar la censura egipcia, empezó a publicar en el Líbano​ y en 1972 terminó por exiliarse).

Entre 1977 y 1987, Saadawi fundó la Asociación Africana para la Investigación y el Desarrollo de las Mujeres, de la cual fue también vicepresidenta durante diez años. ​ Además, de 1978 a 1980 fue nombrada consejera del programa de las Naciones Unidas para las mujeres de África (CEP) y de Oriente Medio (CEPA) trasladando su residencia a Addis Abeba​ y realizando continuos viajes a otros países africanos.

 

Sin embargo, la escritora empezó a cambiar su opinión acerca de la organización por lo que dimitió del cargo​ y regresó a Egipto con la intención de volcarse en su trabajo de escritora. En su libro Memoria de la Cárcel de Mujeres dijo al respecto: “La organización de las Naciones Unidas no es distinta del aparato estatal, y que los expertos que trabajan para las Naciones Unidas están tan preocupados por su sueldo mensual como los funcionarios públicos. Es más, las Naciones Unidas están dirigidas por hombres de las clases altas y las naciones ricas del Primer Mundo, y las mujeres del Tercer Mundo son relegadas a los escalones jerárquicos inferiores”.

 

En septiembre de 1981 fue encarcelada junto con otros egipcios opuestos a la firma de los Acuerdos de Paz de Camp-David entre Egipto e Israel y su liberación no se produjo hasta dos meses después, tras la muerte de Anwar el-Sadat. Tras esta experiencia en la cárcel, Nawal  fundó y presidió la AWSA (Asociación Solidaria de Mujeres Árabes), organización de carácter internacional que tenía por objetivo apoyar la participación activa de las mujeres árabes y musulmanas en la sociedad, en todos los ámbitos. Fue clausurada por el régimen egipcio en 1991, así como también la revista Noon.

 

En 1983, fue cofundadora de la Asociación Árabe para los Derechos Humanos​ y en 1985 representó a los países africanos en la conferencia de Nairobi organizada por las Naciones Unidas Mientras crecía su popularidad, aumentaba también la presión y la censura.

 

En 1993, ante las amenazas de muerte, se exilió a los Estados Unidos y tres años después regresó a Egipto desde donde continuó su activismo en favor de los derechos de las mujeres. En 2005 presentó su candidatura a la Presidencia de Egipto estimando que, solo por el hecho del debate suscitado por su candidatura, ya se producía un avance. En 2011 durante las llamadas «revoluciones árabes» participó en las manifestaciones de la Plaza Tahrir

 

«No se puede ser feminista y aprobar el uso del velo”: EL FEMINISMO  DESDE LA ÒPTICA ARABE

 

Para Nawal El Saadawi vivimos en un único mundo dominado por un triple poder capitalista, patriarcal y religioso. Las religiones monoteístas en particular son represivas dominan el mundo, son un sistema machista, racista, militar y fanático que oprime particularmente a las mujeres y a los pobres.

 

Explica que el velo empezó con el judaísmo y el cristianismo. Es el castigo a Eva por haber comido del árbol de la ciencia, por acceder al conocimiento.

 

En el cristianismo, cuanto más devota era una mujer, más se cubría. El islam lo heredó.

 

El velo convierte a las mujeres en cuerpos sin cabeza. “No se puede ser feminista y aprobar el uso del velo. Ahí no hay libertad de elección, admitirlo es aceptar la esclavitud”.

 

“Muchas mujeres Creen que ser feminista es odiar a los hombres. Y nada de eso: yo amo a los hombres progresistas. Y a las mujeres progresistas. No me gustan las que para mandar se vuelven patriarcales, y la mayoría de las que llegan a ministras o consiguen presidir algo lo hacen. Ese tipo de persona no ayuda a las mujeres. Las perjudica. Por eso las mujeres poderosas para mí son las que luchan contra la desigualdad en su propia familia, en sus trabajos y en su vida cotidiana. Eso es lo que cambia las cosas”

 

 

 

 

 

 

 

, , , , ,

Arte,Ciudad y países,Decoración y arquitectura,Gentes,Historia africana,The African World

BEREBERES

24 Mar , 2020  

Protagonistas desconocidos y silenciados por fuentes oficiales, los bereberes (o Imazighen, como prefieren ser conocidos) son el grupo de pueblos que desde tiempos antiguos ocuparon casi todo el norte de África, desde el oasis de Siwa (al oeste de Egipto) hasta el Océano Atlántico, incluyendo Canarias, y desde el Mediterráneo hasta la frontera sur del Sahara.

 

A lo largo de la historia han pasado por muchos otros nombres (Mauri, Libu, Numidians, Gaetuli, Garamantes...) reflejando su pluralidad interna, geográfica y cultural.

 

Los Imazighen han sido testigos de numerosas migraciones, colonizaciones e invasiones. Todos han enriquecido su identidad, al tiempo que han reducido su población a través de políticas asimiladoras.

 

Sin embargo, los bereberes sobreviven. Se calcula que actualmente hay más de 35 millones de bereberes, 20 millones en Marruecos, mientras que la diáspora europea y americana representan varios millones.

 

La identidad o identidades de los Amazigh se reflejan hoy sobre todo en su idioma, Tamazight, en sus diferentes variaciones (Tarifit, Tashelhit, Tamahaq…), lo que también se refleja en su conciencia de compartir un legado común de tradiciones, celebraciones y costumbres, y finalmente en su voluntad de aceptar este legado como propio.

 

A partir de finales del siglo XI, las principales dinastías del norte de África, como la Almorávide (Lamána) y luego la Almohade (Masmuda) trataron de reunificar el Occidente islámico, reinterpretando Islam y homogeneizando y destacando la cultura y la lengua y cultura Amazigh que llego a convertirse en fuerza para la islamización. Sin embargo, la influencia de los Imazighen no terminó allí.

 

En el apogeo de la hegemonía de los reinos feudales, desde el siglo XIII, entró en juego un nuevo poder, los Merinides. Los lazos entre este emirato con sede en Fez y el del nazarí en Granada fueron sólidos, con influencias mutuas y amplios intercambios. Esto se puede observar en la Alhambra y en las principales construcciones institucionales (madrasa, maristán, puertas…) pero también en los productos cerámicos cotidianos. Incluso se ha argumentado que una Magrebización tomó lugar en Granada.

 

 

 

 

 

 

 

 

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Arte,Ciudad y países,Gentes,Historia africana,The African World

ARTE CONTEMPORÁNEO EN ÁFRICA (I): PIONEROS DE LA PINTURA EN EL MAGREB ISLÁMICO

18 Sep , 2017  

 

la mirada occidental que recae sobre el arte que se encuentra fuera de su ámbito cultural parece no centrarse más que en el arte primitivo. Aunque si bien es cierto que ese primitivismo es en África piedra angular de su sistema estético (y al que preveo sus artistas regresarán con más fuerza en los próximos lustros) no menos cierto es que sí existen manifestaciones conectadas a los principios universales del arte contemporáneo que merecen ser descubiertas.

 

Para el caso de los países del Magreb, islámicos, vendrá bien como punto de partida, distinguir entre árabe e islámico pues ambos términos suelen ser confundidos. La árabe es una cultura. El Islam, una religión. Aunque una y otra están relacionadas, lo cierto es que numerosas sociedades que profesan el Islam no son árabes (caso de países como Indonesia, India, etc.) y numerosos árabes no profesan el Islam (caso de comunidades Cristianas en Siria, Líbano, Irak, etc.).

 

En el caso del arte árabe, este suele estar centrado en la vida cotidiana pública, y en el caso del arte islámico suele tener una función religiosa.

 

Un aspecto de la religión musulmana que ha condicionado en gran medida la evolución de su arte es la condena histórica hacia la figuración pues se consideraba blasfemo pretender reproducir la creación divina. Sin embargo, en gran medida por la utilidad política y social de la representación de la figura humana y la naturaleza, se venía abriendo paso desde finales del XIX una corriente que pretendía la despenalización de la figuración alcanzando su objetivo a comienzos del XX favorecido por el muftí egipcio Muhamad Abduh. A partir de ese momento, el arte islámico se seculariza enormemente. Gracias ello, también el arte árabe adquiere una amplia panorámica produciendo obras de multitud de estilos.

 

Es lógico no obstante que ambos se hayan nutrido mutuamente (piénsese si no en la larga relación del Cristianismo y la historia del arte en Europa).

 

En el Magreb, como en tantos otros países que tuvieron tutelaje colonial, la presencia de la pintura de caballete llegó sobre todo de la mano del protectorado francés -y la expansión colonial de este en el Norte de África- que acabó por institucionalizarse mediante la fundación de Escuelas de Bellas Arte aunque mayoritariamente esta generación de artistas, y aun también las siguientes, se caracterizan por una formación autodidacta.

 

Las primeras generaciones de artistas se adhirieron pues a planteamientos figurativos.

 

Esos pioneros del arte contemporáneo en el Magreb coinciden con una fase naturalista en la que se utilizan patrones artísticos del arte occidental desde el siglo XIX como referente. En particular el romanticismo. Otro rasgo característico es la búsqueda de una identidad nacionalista.

 

 

Durante los años 60, coincidiendo con los movimientos independentistas en estos países, los artistas plásticos empiezan a redefinir su relación con la pintura, buscando coherencia entre sus ansias de novedad y una práctica marcada por atributos del arte colonial mediante la mímesis y apropiación. Destacan pues los planteamientos abstractos en oposición al tratamiento folklórico orientalista de los primeros pintores nativos.

 

Lo que hace singular a la plástica en el Magreb Islámico contemporáneo es la primacía del color, la ornamentación así como un toque naif y onírico que le otorga gran espontaneidad. Asimismo hay una riqueza muy notable de propuestas que mantienen vigentes los respectivos patrimonios artesanos como la cultura de la alfombra o la ornamentación corporal con henna, que aportan un hilo conductor temático y ritual válido para el conjunto de países del norte africano.

 

Chaibiya

Chaibiya (Marruecos)

 

Fatma Haddad

 

Fatma Haddad (Argelia)

 

Inji Aflatoun

Inji Aflatoun (Egipto)

, , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Arte,Ciudad y países,Decoración y arquitectura

INTERIORISMO SEGÚN TUTANKAMON

7 Jun , 2016  

 

Esta entrada bien podría haberse subtitulado… “cuando me incline por la decoración”. O mejor, como y donde.

 

Fue en el Museo Nacional de Egipto hace algunos años. Paseaba por aquellos pasillos decadentes viendo los tesoros rescatados de la tumba de Tutankamon cuando me decía a mi mismo ‘que bien quedaría esto en el salón de casa’. Acto seguido sentía un profundo resentimiento y culpabilidad por banalizar una obra de arte que parece haber sido concebida para la eternidad y el goce intelectual.

 

Pero, pensé, ¿acaso estos tesoros no estaba en el salón de las casas de los faraones (o de cualquier otro que pudiese permitírselo)? ¿Acaso muchas de ellas no fueron concebidas precisamente para crear un determinado ambiente y decoración?

 

Pues claro! y me dije: soy inocente! ¿Por qué no la decoración? ¿Por qué esa estúpida distinción entre artes mayores y menores? ¿Por qué hemos convertido el arte (de occidente) en un culto (cuando no, aun peor, en un mercado que atiende a razones puramente mercantilistas)?

 

Me sigue apasionando el arte, pero la decoración adquirió desde aquel momento una dimensión nueva y grandiosa, libre de ataduras y complejos.

 

01Tutankamón Como-murio-Tutankamon-3 tutankamon_trono tutankamon-1

, , , , , ,