Arte,Ciudad y países,Decoración y arquitectura,Moda y estilo

FUNDACIÓN LOUIS VUITTON PARÍS

22 Sep , 2020  

Si te interesa parís, la arquitectura y las artes plásticas, las líneas que siguen no te aportarán mucho más de lo que ya sabes, pero seguro que también podrás recrear todo ello reducidos como estamos desde hace meses a una vida liviana y vigilante. Yo mismo he recreado un viaje del que daba cuenta en este mismo magazine hace algo más de un año.

 

Dicen los parisinos que no se sabe si Bertrand Arnauld ha hecho un regalo a la ciudad de París o ha sido justo al revés.

 

La fundación Louis Vuitton, abrió al público el 27 de octubre del 2014 después de una compleja obra de varios años. En ella se alberga la colección permanente del propio Arnault, complementadas con exposiciones temporales.

 

Cabría destacar la selección de arte contemporáneo africano que fue la exposición estrella de 2017 en parís y coincidía con otra similar en la fundación Cartier.

 

El edificio se encuentra en el Bois de Boulogne, en la línea que va desde el Arc de la Defense hasta la Place de la Concorde, dejando entre media el Arc de Trionphe, Champs Elisee, el Grand Palais, etc. En definitiva, y como seguro sabían los promotores de la idea, una seña de identidad para el futuro de una ciudad inmortal.

 

El espacio, de 3850 metros cuadrados, fue diseñado por el audaz Frank Gehry, ganador del Pritzker en 1989, (autor también del museo Guggenheim de Bilbao).

 

El arquitecto revoluciona el uso del vidrio creando formas nunca vistas hasta ahora, y ofrece un edificio luminoso, ligero, único e innovador cubierto por una docena de grandes cristaleras retorcidas que otorgan volumen y profundidad espacial al edificio.

 

En mi opinión es una magistral deconstrucción de la propia torre Eiffel, el icono sempiterno de la ciudad, embutido en un kiosco decimonónico típicamente parisino.

 

Torre que se ve desde las terrazas del edificio, quizás la parte más atractiva del lugar ya que uno puede recorrer (incluso en escaleras mecánicas) las sinuosas líneas del edificio y disfrutar de increíbles vistas panorámicas desde las diferentes terrazas del edificio.

 

Hay quien dice que estos edificios de Gehry son pretenciosos y vanidosos (y pueden que sean opiniones acreditadas) (me he divertido leyendo una selección de criticas pésimas en Tripadvisor -solo un 2%) aunque me rindo a la evidencia de un magistral viaje arquitectónico y felicito a los ingenieros y arquitectos que han calculado la estructura.

 

Las obras de arte de las salas interiores rivalizaran siempre con el edificio como obra de arte a mayores. De hecho, una de las salas más visitadas del complejo es ‘le studio’ donde se proyecta la evolución del edificio desde su concepción hasta la finalización subrayando la fuerza expresiva del edificio y su complejidad tecnológica.

 

Cuenta con tienda, auditórium, y el estrellado Restaurante le Frank, cuyo chef, Jean-Louis Nomicos ha diseñado una oferta gastronómica acorde al lugar, ondulando y cambiando sofisticadamente cada hora del día.

 

Aunque prometí en el post original que volvería a la exposición de Basquiat y Egon Schiele, no lo he podido hacer. ¿Podré ir a la de Cindy Sherman?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

, , , , , ,

Gentes,Libros y música

UNA PAREJA DE CINE: KAREN BLIXEN Y DENYS FINCH HATTON

15 Sep , 2020  

Nunca está de más el relato de una historia de amor. La de los protagonistas de esta entrada es de sobra conocida gracias a la película de Sydney Pollack Memorias África.

 

Detrás de ella hay una historia real conocida a través del libro autobiográfico de Karen Blixen que tras uno de sus seudónimos, Isak Dinesen, publicó con el título de “Memorias de África”.

 

Karen Blixen y Denys Finch Hatton se conocieron en Londres en casa de unos amigos comunes el 5 de abril de 1918. Karen quedó prendada de Denys, un oficial británico educado en Eton, dandy y amante de los safaris.

 

En aquella ocasión Denys contó la experiencia de su nueva vida en Kenia dónde se estableció en 1911 para vivir una vida lejos de la metrópoli y las convenciones.

 

Por su parte, Karen, hija de un empresario danés que paso gran parte de su vida en Estados Unidos al que escasamente le unían las cartas que este le enviaba contando todo tipo de aventuras hasta que se suicidó cuando ella tenía 10 años. Aquello le marcó enormemente como es lógico y forjó el carácter y la personalidad de Karen que se debatía entre la aventura y la literatura.

 

A lo largo de su juventud se unió estrechamente a sus primos Hans y Bror von Blixen-Finecke. Ella sentía predilección por Hans pero este no le correspondió y decidió casarse con Bror ni tan inteligente ni tan guapo pero igualmente le proporcionaba el título de baronesa, al que inexplicablemente para una personalidad como esa, aspiró y se mantuvo durante toda su vida como algo esencial.

 

El nuevo matrimonio, que tiene en común su afición por el África salvaje y sus animales, se instala en Kenia para gestionar una plantación de café, The Karen Coffee Company, donde se reencuentran como Denys y se hacen íntimos amigos.

Karen se integró rápidamente en África y con su población nativa, y se enamoró de la extraordinaria tradición oral africana.

 

Bror sin embargo era un cabeza loca que no dejaba de derrochar y era incapaz de hacer nada bien, ni siquiera gestionar adecuadamente la granja por lo que le retiraron la gestión de esta dejándola en manos de su mujer que lo hizo bastante mejor. Tan zafio era que incluso llegó a contagiar de sífilis a su mujer lo que impidió que pudieran tener hijos (aunque él pasó la enfermedad de forma muy leve).

 

UNA HISTORIA DE AMOR EN ÁFRICA

Karen y Denys se enamoraron y comenzaron una relación caracterizada por la independencia personal y afectiva que este perseguía a toda costa. Se amaron profundamente pero la relación tuvo numerosos altibajos por lo que él rechazó el matrimonio.

 

La historia real detrás de la dulcificación de la película es que tras una violenta discusión entre ambos, terminaron por divorciarse y fue él quien decidió no volver a estar con ella a pesar de las peticiones de esta. Incluso tras este episodio ella trató de suicidarse.

No mucho tiempo después de estos episodios, como se refleja en la película, Denys se estrelló pilotando su propio avión, el Gipsy Moth.

 

Fue enterrado en el en el lugar que ambos habían elegido tiempo atrás aunque descansa solo ya que Karen Blixen, que vivió hasta 1962, está enterrada bajo un árbol en el parque de su propiedad en Rungstedlund.

 

 

 

 

 

 

 

 

, , , , , , , ,

The African World

GALERÍA SABRINA AMRANI

8 Sep , 2020  

Amantes como somos del arte, siempre me alegra publicar una entrada acerca de una galería. Y la alegría de hoy es doble ya que, además de esta misma entrada, he podido conocer la Galería Sabrina Amrani ya que, confieso, entre las desventajas de mi condición de nómada una de ellas es no estar a la última en demasiadas cosas.

 

He llegado a la Galería de Sabrina Amrani a través de la obra de Chant  Avedisian, artista egipcio que me encanta y del que preparo una entrada para los próximos meses.

 

Cuál es mi sorpresa al descubrir que una gran parte de su obra está en España y su representante es Sabrina Amrani, como también lo son, entre otros artistas, Manal AlDowayan de Arabia Saudí, Amina Benbouchta de Marruecos, Zoulikha Bouabdellah de origen argelino, etc.).

 

La galería se fundó en 2011 y presta especial atención a las nuevas voces que están surgiendo en las regiones del Sur para compartir su trabajo con una audiencia global.

 

Sabrina es francesa de origen argelino, criada en una mezcla de culturas, tradiciones y hábitos que son comunes a la mayoría de los artistas con los que trabaja.

 

La galería participa regularmente en ferias relevantes, por supuesto ARCO, pero también en ArtInternational Istanbul, Art Dubai, Cape Town Art Fair, y la 1:54, la bienal dedicada al arte contemporáneo africano que se celebra en Nueva York, Londres y Marrakech.

 

La galería cuenta con dos espacios: uno, en Malasaña, y otro de reciente apertura en una nave de Carabanchel de 600 m2, en la calle Sallaberry, 52). Mientras, como presidenta de Arte Madrid está detrás de ‘Apertura’, el evento que inaugura la temporada expositiva de la capital y por medio del cual se pretende dinamizar el mercado artístico.

 

Este año, 2020, Apertura celebra su 11ª edición. Desde el jueves 10 de septiembre hasta el domingo 13 de modo que si estás en Madrid en esas fechas no puedes dejar de reservarte unas horas para participar es su programa de actividades.

 

*En la actualidad hay dos exposiciones: Topografía del borrado de la artista Gabriela Bettini, y Señal de abandono de Jorge Tacla.

 

Más información es:

 

https://www.artemadrid.com/apertura/

https://www.sabrinaamrani.com/

 

 

Fotografía de la artista marroquí Amina Benbouchta

 

Uno de lo épicos cuadros de Avedissan

 

Obra de la artista saudí Manal Alsawayan

 

 

Sabrina Amrani

, , , , , , ,

Historia africana,The African World

VIEJAS VISIONES DE ORIENTE

2 Sep , 2020  

En estos tiempos en los que regresan fantasmas que creíamos disipados (como, entre otros, el racismo) es conveniente detenerse a observar y preguntarse ¿por qué?

 

Es una respuesta ambiciosa por si misma con cientos de enfoques y matices.

 

Mi aportación en esta entrada es por supuesto muy raquítica, pero cumpliría su cometido tan solo por señalar posibles causas, repasar puntos de vista y alimentar un pensamiento tan necesario como cada vez más inusual. Habrá tiempo para nuevas entradas que insistan en este asunto.

 

Orientalismo Geográfico y orientalismo imaginario

 

Desde luego lo que se considera hoy orientalismo es, geográficamente, mucho más reducido que lo que se consideraba hace varios siglos. Hoy en dia está circunscrito poco menos que al hinduismo.

 

Pero antiguamente era una cosa mucho más vasta. Oriente era la frontera desconocida que circundaba a Europa. El norte de África por supuesto era oriente, pero también España, el sur de Italia, el mundo otomano y hasta el eslavo. Por supuesto todo lo que se extendía más allá.

 

Europa desde el inicio de su historia siempre tuvo una visión amenazante de oriente sobre todo porque la perspectiva desde la que se examinaba tenía su origen en un cristianismo que era por sí mismo, en la concepción eurocéntrica, el símbolo de su identidad y poderío.

 

Tenían los intelectuales de la época el convencimiento de que estaban en el posesión de la verdad absoluta, emanada del cristianismo, y qué lo que no era cristiano era falso, herético. De modo que a los musulmanes eran eso: herejes que contradecían y enfrentaban las verdades cristianas y con ello el sentido mismo de su existencia.

 

Ese era el punto de vista de los europeos medievales, y desde entonces el estudio de oriente ha creado al oriental como un objeto de análisis aislado, pasivo y sin historia. Como si fuese algo permanente, infinito y eterno, desprovisto de evolución histórica social o personal.

 

Las fronteras de ese oriente geográfico han ido desplazándose a medida que se iba conociendo la lengua, el patrimonio cultural, la tradición escrita, etc.

 

Napoleón intentó conquistar Egipto animado por la posición estratégica que tenía entre Occidente y Oriente, y aunque esa conquista fue un fracaso, lo cierto es que gracias a la  exhaustiva preparación de la invasión, se produjo un punto de inflexión a partir de ese momento en lo que al orientalismo se refiere.

 

Napoleón llegó a Egipto con un ejército tan nutrido de militares como de eruditos que trataban de descifrar la totalidad de su compleja cultura. Incluso en la propia metrópolis, en París, fundó instituciones de todo tipo desde el punto de vista intelectual que sirvieron para reconsiderar el orientalismo moderno.

 

Sin embargo, a pesar de que el conocimiento ha logrado trascender el temor al otro, y que por supuesto las suspicacias son reciprocas, los tópicos y estereotipos hacia el oriente más cercano (árabe e islámico fundamentalmente) se mantiene hostil y amenazante en imaginario de las sociedades occidentales.

 

 

 

 

 

, , , , , ,

Historia africana,The African World

ZOOS HUMANOS EN LA EPOCA COLONIAL

14 Jul , 2020  

Esta entrada, publicada hace ahora alrededor un año, trae a la memoria un espectáculo que se produjo desde el último tercio del siglo XIX hasta bien entrada la mitad del siglo XX: los zoos humanos.

 

¡Tan poco tiempo ha transcurrido desde que dejaron de celebrase y tan ajenos están en la memoria colectiva de occidente!. Hoy día, menos de un siglo después de que estuviesen en su apogeo nos resulta aberrante tan siquiera su recuerdo.

 

En 1874 el alemán Carl Hagenbeck, mercader de animales salvajes para los circos de Europa decidió incorporar nuevos «ejemplares» a su repertorio: en particular samoanos y lapones. La iniciativa fue un éxito de público, tanto que la industria del espectáculo desarrolló el modelo dando lugar a los “zoológicos humanos”.  Un fenómeno circense que recreaba el hábitat de diferentes tribus indígenas para exhibirlas en crueles giras que les llevaban a las principales ciudades de Europa.

 

Estas exposiciones fueron la ocasión de presentar al público europeo una muestra de los diferentes pueblos colonizados.

 

Eufemísticamente también se las denominaba como «exposiciones etnológicas» o «ciudades de negros», enfatizando las diferencias culturales entre las naciones europeas y las no europeas (o entre blancos y negros).

 

Tras estas exposiciones subyacía todo un argumentario propio de la época que iba de la curiosidad antropológica a la justificación política del colonialismo pasando por el supremacismo racial o el darwinismo social.

 

Estos desarraigados poblados recorrieron la geografía occidental, especialmente Francia, Bélgica y Alemania, interesados en dar muestra de los (accesibles) habitantes de sus colonias en África.

 

No se trataba de ninguna dramatización sino de un concepto grotesco de ciencia que, al catalogar a los indígenas africanos de inferiores intelectual y socialmente, consideraba pedagógico mostrarlos para curiosidad del público.

 

Aunque no solo eran indígenas africanos. Procedían de todo el mundo. También de Argentina como aconteció en 1881, cuando llegaron a París once fueguinos raptados en las costas del estrecho de Magallanes por un marino alemán. En sólo dos meses la exposición fue vista por 400.000 personas.

 

España no fue una excepción. El Parque del Retiro acogió en 1887 a 43 indígenas filipinos, incluyendo “algunos igorrotes, un negrito, varios tagalos, los chamorros, los carolinos, los moros de Joló y un grupo de bisayas» que se anunciaban a bombo y platillo y que causaban la admiración y curiosidad de todos los que se acercaban al parque de la capital.

 

La idea era que aparecieran en escenarios que se asemejaran lo máximo posible a su lugar de origen y realizasen actividades tribales. Claro está, que las costumbres y rituales de estos indígenas eran en muchas ocasiones tergiversados para favorecer el entretenimiento por encima de la ciencia.

 

Teóricamente, estos indígenas accedían voluntariamente a participar en los espectáculos a cambio de una contraprestación económica. Un voluntarismo que sin embargo estaba más cerca del engaño.

 

Entre 1877 y 1912 se realizaron unas treinta exposiciones de este tipo en el Jardín d’Aclimatación de París. La afluencia de público fue masiva y regular. En el primer año recibió un millón de visitas. El promedio de concurrencia, entre 200.000 a 300.000 personas.

 

En la célebre Exposición Universal de París, donde se inauguró la torre Eiffel (1889), el principal y más visitado espectáculo fue «Un pueblo Negro» una atracción donde fueron mostradas 400 personas indígenas.

 

En 1914 existía en Oslo un pequeño pueblo donde la gente podía admirar extraños hombrecitos de color como parte de su diversión diaria: Villa Congo. Ahí vivían 80 africanos que intentaban seguir con sus vidas diarias, algo que causaba admiración y deleite entre los asistentes, a quienes les parecía gratamente exótico. Más de 1 millón de noruegos asistió para ver el espectáculo tras ser inaugurado por el  propio rey.

 

Tampoco EEUU fue ajena a esto. lo habitual fueron exhibiciones de nativos americanos (en 1896 el  Zoo de Cincinatti abrió un poblado con un centenar de sioux y en la Feria Internacional de San Luis en 1904 se exhibieron nativos de los nuevos territorios arrebatados a los españoles (Guam, Filipinas, Puerto Rico). Buffalo Bill realizó una gira europea con indios del Viejo Oeste que asombró Barcelona.

 

El fin de la II guerra mundial, la difusión de la diversidad a través del cine y la declaración de los derechos humanos en 1948 marcaron el fin de estos zoológicos humanos, a pesar de lo cual diez años después de la declaración aun fueron exhibidas en la Exposición General de Bruselas familias enteras africanas en pequeñas jaulas de bambú con 41 millones de visitantes que observaron, alimentaron y acariciaron a los… indígenas.

 

Historias como esta, sorprendentemente cercanas en el tiempo, habrían de hacernos reflexionar sobre lo que es curiosidad o morbo, bárbaro o civilizado, y sobre todo mantenernos alerta ante una nueva (y desmemoriada) cultura racista que tanto degrada la condición humana.

 

Hay antecedentes históricos de estos zoos humanos: Colon llevó indígenas del Nuevo Mundo a la corte castellana en 1493; Moctezuma  también exhibía a personas poco comunes como enanos, albinos y jorobados; en el siglo XVI el cardenal Hipólito de Médicis coleccionaba personas de diferentes etnias…

 

Lo increíble es que Occidente ya pregonaba el ideal de igualdad universal mientras abrazaba la causa etnocentrista para legitimar el colonialismo y someter a los (atrasados) pueblos de África.

 

 

 

 

 

, , , , , ,

Decoración y arquitectura,Filosofía de viaje

NOMADISMO MODERNO

7 Jul , 2020  

África (y también otras zonas del mundo) practica el  nomadismo desde el origen de los tiempos. Lo hacen por razones diferentes a la tendencia nómada de las sociedades contemporáneas, que es el  objeto de esta entrada. (Las razones de los que se ven forzados a moverse son acaso más trascendentes aunque habrá tiempo para ese análisis en próximas entradas).

 

El  sedentarismo surgió hace 12.000 años y lentamente se ha ido desarrollando la cultura urbana. Un desarrollo que en las últimas décadas ha tornado en presión (cada semana, según Naciones Unidas, 3 millones de personas se desplazan para instalarse en una gran ciudad y para 2050, según la misma fuente, cerca del 70% de la población mundial vivirá en urbes.

 

Parece pues que una de las reacciones naturales ante esta presión es la vuelta al ””nomadismo”” (muuuy entrecomillado el término, por supuesto) basado en motivaciones ecologistas, sociológicas, políticas, económicas, etc.

 

Los modelos familiares  a los que uno puede adscribirse hoy en día, las tecnologías que facilitan el  trabajo en remoto, la educación a distancia, el inmoral incremento del precio de las viviendas (bien sea compra o alquiler) y las ataduras que ambas conllevan, son razones que se argumentan en favor de una casa transportable.

 

El fenómeno añade la curiosidad de que es defendido por una nueva clase creativa preparada, plurilingüe y conectada. Estamos en el incipiente inicio de una tendencia que el tiempo pondrá en su sitio.

 

Por lo pronto no son pocos los arquitectos determinados a desarrollar esta especialidad, ni sociólogos que promueven el fenómeno, ni pocos los libros editados defendiendo esta tendencia.

 

 

 

 

SOLUCIÓN PARA HOMELESS

 

El nomadismo contemporáneo tiene un aspecto de sumo interés cuando se trata de paliar las numerosas catástrofes que conocemos: crisis de refugiados,  desplazados por efecto de desastres naturales, etc.

 

Con características propias como la necesidad del uso de materiales locales, ligereza, impacto ambiental, en este caso, lo que son nómadas son las casas y no sus habitantes ya que estos se establecen de forma temporal cuando se desencadenan tales circunstancias y una vez el problemas está en vías de solución, las viviendas se trasladan de nuevo hacia otros lugares en los que son necesarias.

 

 

 

 

 

 

 

, , , , , , ,

Arte,Gentes

SIDI LARBI CHERKAOUI

3 Jul , 2020  

He de reconocer que esta entrada no se debe a ninguna aportación de cosecha propia, sino más bien, una investigación a medida.

 

Hace unos días, charlando con un amigo sobre danza contemporánea, mencionó el nombre de una figura icónica, Sidi Larbi Cherkaoui, de Marruecos para más señas. La mención se refería a una declamación de poemas de Paul Bowles frente a un burro en el escenario que parecía atraer las simpatías del público mientras el animal comía o defecaba ajeno al espectáculo.

 

Aunque conocía a Wim Vandekeybus o Anne Theresa de Keersmaeker de cuyos espectáculos pude disfrutar cuando, a mediados de los años 80, en mi época de universidad, el Festival Internacional de Teatro de Granada ofrecía programas verdaderamente atractivos.

 

Pues bien, fui a internet a sumergirme en la vida y obra de este bailarín que traigo a este blog, humildemente, en forma de síntesis y recomendación.

 

Aunque nacido en Amberes, conserva la nacionalidad marroquí de su padre. Ese origen africano se puede observar y es característico en muchas de sus obras

 

Apuntaba ya un gran futuro en la danza ya que antes de los 18 recibió premios, participo en programas de tv, etc. A partir de ese momento se formó en la academia de Anne Theresa de Keersmaeker donde desarrolló verdaderamente su talento y conoció a fondo las técnicas de los grandes de la disciplina.

 

Solo soy aficionado a la danza contemporánea por lo que no sabría expresar con tecnicismos el  estilo de Cherkaoui, aunque tomando prestadas las definiciones de los que realmente saben de esto, dicen que interpreta de un modo ‘onírico y contorsionista’.

 

Desde luego, es impresionante verle en solitario sobre el escenario o acompañado solo por uno o dos bailarines.

 

Movimientos realizados por un cuerpo de goma en los que parece generarse una energía continua. Movimientos aristocraticamente delicados dentro de su brusquedad

 

Si se viese su obra en perspectiva, toda ella rezuma multiculturalidad incluyendo la exploración de la identidad étnica y religiosa.

 

Entre sus obras figuran Rien de rien (2000), montaje con el que el coreógrafo conquistó la escena internacional, Foi (2003), Zero Degrees (2005) creado e interpretado junto a Akram Khan, Origine (2008), Sutra (2008), obra realizada e interpretada junto a diecisiete monjes del templo chino Shaolín, en la que la danza contemporánea convive con las artes marciales, Dunas (2009), trabajo configurado con la bailaora y coreógrafa María Pagés, y TeZuKa (2011), homenaje al mundo del manga.

 

Al azar busqué en Spotify alguna lista de reproducción y descubrí con agrado que las bandas sonoras se hallan en una con su nombre y que estas, como había observado en sus obras, incluyen música árabe e  hipnóticas percusiones de darbuka.

 

Recomendado pues. En este enlace de Youtube podéis disfrutar de muchas de sus obras: https://www.youtube.com/results?search_query=sidi+larbi+cherkaoui

 

 

 

 

 

 

, , , , , , ,

Filosofía de viaje

TURISTA O VIAJERO

23 Jun , 2020  

Estos días de confinamiento he pensado mucho en el futuro de los viajes. Una de esas ideas es que durante un tiempo muchos viajeros volveremos a ser eso verdaderamente: viajeros.

 

Y es que la diferencia entre un viajero y un turista es importante, aunque tras muchos años de viaje, llegué a la conclusión de que tal dicotomía no se halla más que en la mente de uno mismo.

 

Desde hacía tiempo advertía que no era turista sino viajero pero ¿cómo distinguiría esto un mursi? ¿Y cómo explicárselo?

 

Me temo que por viajado que este uno, lo probable es que la mayoría de las gentes del mundo no alcancen –con razón- a distinguirte de un grupo de turistas al uso.

 

Habrá que convivir con ello, pero entretanto muchos podemos fantasear con la idea de llegar a lugares donde eres extranjero, por supuesto, pero no uno de esos extranjeros que integran grupos que pasean juntos, hablando y riendo en voz alta, buscando comidas y bebidas conocidas, y siguiendo a un guía que te dirá ante que edificios deberás hacerte un selfie y las tiendas en las que merece la pena perder un poco de tiempo.

 

 

El encarecimiento de los vuelos, las restricciones en los hoteles y restaurantes, el distanciamiento de guantes y mascarillas hará que en buena lógica muchos se resistan a viajar. Eso y el sempiterno miedo al otro. Por lo que preveo que a pesar de los estímulos al sector, iremos de menos a más en una recuperación que podría durar un par de años.

 

 

 

, , , , , ,

Arte,Ciudad y países,Filosofía de viaje

MATOPOS Y CUEVA DE NSWATUGI

16 Jun , 2020  

Hace al menos un año y medio que no he regresado a Zimbabue (¡con lo que me gusta!). La pandemia, además, trastocó un inmenso calendario de viajes que lo incluía.

 

He viajado a la zona en varias ocasiones, pero no fue hasta la última, en 2018, que me desplacé hasta a ciudad de Bulawayo y la tomé como base para descubrir la zona. En particular el Matobo Hills National Park a 60 kilómetros al sur de la ciudad.  Un escenario tremendamente teatral, decorado por grandes rocas desnudas y curvadas, esparcidas como las cuentas de un collar, que ha desarrollado la vida ininterrumpidamente desde hace 40.000 años hasta hoy.

 

Tras volver de allí, pese a la dificultad de encontrar literatura al respecto, profundice ligeramente en la historia la antropología que se escondía tras las cuevas de los Matopos.

 

Inexplicablemente, una de ellas, la cueva de Nswatugi, fue usada como granero en el  siglo xix por los pioneros de John Rhodes.

 

Entre solo en un par de ellas aunque en la zona hay numerosas cuevas. Nswatugi (que en lengua shoona significa ‘lugar del salto’) me impacto especialmente gracias a la morfología de la propia cueva y sus realistas pinturas rupestres.

 

Como el desfiladero de petra, la cueva era alta, de tonos cálidos, bien visibles los estratos y el paso de los siglos. La altura se producía por una lenta elevación de siglos. Una especie de flor que abre sus pétalos petrificados a lo largo de la eternidad.

 

No parecía que fuese a caer ni un solo grano de arena. La erosión de miles de años ha dejado aquellas superficies duras, lisas y pulidas

 

Y como en una panorámica en cinemascope aparecen jirafas esbeltas, en movimiento. Impalas pastando, kudus en desbandada. Y entre ellos, nuestros antepasados mostrando a las generaciones venideras una lección de evolución.

 

PD: espero que no pase mucho tiempo antes de regresar (aunque temo que los Matopos tendrán que esperar mejor ocasión ya que a mi lista de imprescindibles de Zimbabue aún faltan muchos ¡checks!)

 

 

 

 

 

 

, , , , , , , , ,

Decoración y arquitectura

ARQUITECTURA TRADICIONAL DEL NORTE DE ÁFRICA Y EL MAGREB ISLÁMICO

9 Jun , 2020  

El estilo norteafricano es uno de los más atractivos e integradores de la actualidad. La mayor parte de la decoración africana es específicamente morisca. Se trata de un modelo constructivo más estable, menos efímero que el estándar africano.

 

La propia naturaleza social del norte de África formada a partir de pequeñas tribus y comunidades sin régimen institucional alguno y en permanente estado de conflicto territorial hace del estilo morisco un estilo endogámico en el que todo se cierra hacia adentro y no se abre hacia afuera como en África central. Un estilo fortificado en el que predominan las construcciones amuralladas de muros gruesos.

 

Pero sobre todo está notablemente influida por la religión islámica y las costumbres y hábitos que esta ha ido destilando en las sociedades musulmanas a lo largo de su historia.

 

Es importante conocer los diversos tipos de construcciones característicos del norte de África que iremos recorriendo una a una a lo largo de las próximas entradas.

 

 

 

 

 

 

 

, , , , , , , ,