Arte,Historia africana

PRÉSENCE AFRICAINE

3 Mar , 2020  

Antes de la II Gran Guerra, los intelectuales africanos que estudiaban en París veían como los poderes coloniales europeos acababan con la cultura africana. Una parte esencial de la identidad de ese colectivo de intelectuales es ‘la negritud’. El uso de esa palabra pretendía además cambiar las connotaciones negativas de ‘negro’ mediante un término que expresaba el valor de la historia y la cultura negras.

 

El movimiento negritud tuvo como base la revista Présence Africaine de 1947 y el primer congreso de artistas y escritores negros que se celebró en parís en 1956. El liderazgo lo ejercían intelectuales como Aimé Césaire, Alioune Diop y Léopold Sedar Senghor. Ellos otorgaban gran valor al arte y tradiciones del África precolonial al tiempo que aplicaban enfoques modernos a sus trabajos, tales como alienación, fragmentación y experimentación.

 

Para los artistas negros residentes en París, fue un choque importante ver en los museos objetos africanos que todavía eran habituales en los propios países . Présence Africaine, que sigue aun activa, ofrece una plataforma a los intelectuales que pretendan dar forma a la conciencia negra en el mundo moderno. Como el fundador Diop dijo: “Présence Africaine está abierta a todos los hombres de bien (blancos, amarillos o negros) que puedan ayudar a definir la originalidad Africana y agilizar su inserción en el mundo moderno.”

 

 

 

, , , , , , ,

Arte,Ciudad y países,Libros y música

LIBRERÍA DES COLONNES, TÁNGER.

3 Dic , 2019  

Solo imaginarme pasando por el Boulevard Pasteur frente a su hermoso escaparate, ya me emociona. (Aunque es difícil que no entre a ojear sus últimas novedades).

 

Tánger siempre ha sido la resistencia artística del Magreb. Un aspecto este con múltiples vértices que va más allá de géneros, estilos y disciplinas. Se trata de una resistencia cultural en su sentido más amplio.

 

En estas condiciones no es difícil comprender como Tánger se convirtió a mediados del siglo XX en un polo de atracción de intelectuales americanos y europeos, también en resistencia con sus propios ambientes intelectuales.

 

La Librería des Colonnes fue fundada en 1949 por el  matrimonio belga Gerofi. Yvonne se encargaba de la gestión. Robert era profesor de bellas artes en la escuela secundaria francesa y responsable de la colección del museo de la Kasbah, y entre sus amigos estaban André Gide, Jean Genet o Marguerite Yourcenar.

 

Gracias a la reputación otorgada por esas importantes relaciones y a las exposiciones de artistas marroquíes y la oferta de libros en francés, inglés, español y árabe pronto se convirtió en lugar de encuentro de los intelectuales residentes en la ciudad.

 

Para los beatniks fue un auténtico refugio literario, tanto que incluso Paul Bowles recibía ahí su correspondencia. Los intelectuales antifranquistas publicaban y divulgaban sus obras desde la librería. Los proscritos marroquíes, como Mohamed Choukri, se dejaban influir por las vanguardias europeas…

 

Aunque el brillo de aquella edad de oro esta algo más apagado, nunca dejo de ser un epicentro cultural al que llegaron Amin Maalouf, Mrabet y otros grandes intelectuales árabes.

 

En 2010 la librería fue adquirida por Pierre Bergé, viudo de Yves Saint Laurent y encomendó la dirección de la misma a Simon Peter, escritor de origen francés, quien otorga a las ediciones de nuevos autores marroquíes un papel principal.

 

En la actualidad es Monsef Bouali quien mantiene el espíritu de la icónica librería, ofrece traducidos al árabe los clásicos de la literatura universal, una buena oferta en poesía y mantiene el ambiente de una clásica librería Mediterránea en estos tiempos de cambio cultural.

 

El aroma que desprenden las estanterías de madera de cedro y su mítica fachada en tonos rojizos convierte a Librairie Des Colonnes  en uno de los lugares más simbólicos de Tánger y un pequeño paraíso de literatura que valora celosamente su historia.

 

, , , , , , , , , , ,