Arte,Ciudad y países,Gentes,Historia africana,Moda y estilo,The African World

ARTE CONTEMPORÁNEO EN ÁFRICA (IV): el arte emergente en África central y oriental

1 Dic , 2017  

Cierto es que la mayor producción artística corresponde al África Occidental, sin embargo Internet también ha facilitado la difusión de las diversas formas artísticas entre las distintas culturas de África central y oriental, así como un leve desarrollo de las escuelas de arte y arquitectura.

 

A continuación se relacionan –de forma no exhaustiva- los artistas del África Central y Oriental presentes en el estado actual del arte contemporáneo internacional.

 

Francis Mampuya (Congo)

 

Tras estudiar durante un año Bellas Artes en Kinshasa, crea el grupo los libristes, basado en principios de libertad artística.

 

El universo de Francis Mampuya es alternativamente semifigurativo y abstracto, donde la abstracción siempre quiere ser alusiva. Si bien lo primero que nos impacta es su fuerte colorido, con un dominio del azul y el rojo,

Francis Mampuya

Kristine Tsala (Camerún)

 

Hija de la selva, según ella los cuadros que pinta son sus  ‘nuevos árboles’.

 

Se traslado a Kinshasa donde fundó el colectivo ” 3Kokorikos”.  La calle es su fuente de inspiración. Hombres y mujeres con los que la artista se cruza cada día con todos sus colores, formas, cláxones, especias, olores…

 

le gusta experimentar con técnicas y colores suaves y brillantes en la que se entrelazan signos místicos y máscaras a las que impregna con mensajes simbolicos.

Kristine Tsala

Sammy Baloji (Congo)

 

Se inicio como dibujante de comics y continuó como fotógrafo y videoartista. El paisaje urbano de su región natal de Lubumbashi es la tabla sobre la que denuncia la explotación etnográfica y urbanística del medio ambiente del Congo

Sammy baloji

Samson Kambalu (Malawi)

 

De una educación muy cuidada, su referencia es el movimiento situacionista y la cultura chewa que reproduce en una amplia variedad de medios plásticos

Samson kambalu

Gonzalo Mabunda (Mozambique)

 

Su infancia fue esta marcada por la violencia y lo absurdo de la guerra civil en Mozambique. A partir de ahí, crea  esculturas, muebles y objetos cuyas materias primas son las armas desactivadas y otros objetos de destrucción recuperadas tras la guerra civil que devastó su pais.

Gonzalo mabunda

 

Cyrus Kabiru (Kenia)

 

Artista autodidacta, sus trabajos normalmente son representaciones humorísticas de la vida contemporánea en Kenia. Su obra se sitúa entre la moda, el arte, el diseño y el espectáculo. Es especialmente conocido por sus gafas artísticas C-STUNNERS, hechas con materiales reciclados. La obra se sitúa entre la moda, el arte, el diseño y el espectáculo.

Cyrus Kabiru

Boris Nzebo (Camerún)

 

Muestra la complejidad de la Cultura urbana de Douala. Su arte se basa en la típica cartelería comercial pintada a mano. A través de los peinados de sus personajes trata de explorar la relación entre la vida interior y la vida callejera

Boris Nzebo

Aza Masongi (Congo)

 

Experimenta en otros campos del arte y para ello no duda en utilizar diferentes estilos en su obra como la pintura y escultura y la abstracción figurativa. Estilos que reflejan los elementos, materiales y situaciones de la vida cotidiana que posteriormente dan vida a los cuadros de la congolesa y que buscan expresar el ritmo de la sociedad contemporánea.

Aza Masongi

Samuiel Dalle (Camerún)

 

Se traslada a Congo ya que es rechazado de las escuelas de bbaa de Camerún. Pinta en acrílico fragmentos de la vida cuotidiana y del África actual: inmigración, miseria y capitalismo, egoísmo.

 

Samuiel dalle

, , , , , , , , , ,

Arte,Ciudad y países,Gentes,Historia africana,The African World

ARTE CONTEMPORÁNEO EN ÁFRICA (I): PIONEROS DE LA PINTURA EN EL MAGREB ISLÁMICO

18 Sep , 2017  

 

la mirada occidental que recae sobre el arte que se encuentra fuera de su ámbito cultural parece no centrarse más que en el arte primitivo. Aunque si bien es cierto que ese primitivismo es en África piedra angular de su sistema estético (y al que preveo sus artistas regresarán con más fuerza en los próximos lustros) no menos cierto es que sí existen manifestaciones conectadas a los principios universales del arte contemporáneo que merecen ser descubiertas.

 

Para el caso de los países del Magreb, islámicos, vendrá bien como punto de partida, distinguir entre árabe e islámico pues ambos términos suelen ser confundidos. La árabe es una cultura. El Islam, una religión. Aunque una y otra están relacionadas, lo cierto es que numerosas sociedades que profesan el Islam no son árabes (caso de países como Indonesia, India, etc.) y numerosos árabes no profesan el Islam (caso de comunidades Cristianas en Siria, Líbano, Irak, etc.).

 

En el caso del arte árabe, este suele estar centrado en la vida cotidiana pública, y en el caso del arte islámico suele tener una función religiosa.

 

Un aspecto de la religión musulmana que ha condicionado en gran medida la evolución de su arte es la condena histórica hacia la figuración pues se consideraba blasfemo pretender reproducir la creación divina. Sin embargo, en gran medida por la utilidad política y social de la representación de la figura humana y la naturaleza, se venía abriendo paso desde finales del XIX una corriente que pretendía la despenalización de la figuración alcanzando su objetivo a comienzos del XX favorecido por el muftí egipcio Muhamad Abduh. A partir de ese momento, el arte islámico se seculariza enormemente. Gracias ello, también el arte árabe adquiere una amplia panorámica produciendo obras de multitud de estilos.

 

Es lógico no obstante que ambos se hayan nutrido mutuamente (piénsese si no en la larga relación del Cristianismo y la historia del arte en Europa).

 

En el Magreb, como en tantos otros países que tuvieron tutelaje colonial, la presencia de la pintura de caballete llegó sobre todo de la mano del protectorado francés -y la expansión colonial de este en el Norte de África- que acabó por institucionalizarse mediante la fundación de Escuelas de Bellas Arte aunque mayoritariamente esta generación de artistas, y aun también las siguientes, se caracterizan por una formación autodidacta.

 

Las primeras generaciones de artistas se adhirieron pues a planteamientos figurativos.

 

Esos pioneros del arte contemporáneo en el Magreb coinciden con una fase naturalista en la que se utilizan patrones artísticos del arte occidental desde el siglo XIX como referente. En particular el romanticismo. Otro rasgo característico es la búsqueda de una identidad nacionalista.

 

 

Durante los años 60, coincidiendo con los movimientos independentistas en estos países, los artistas plásticos empiezan a redefinir su relación con la pintura, buscando coherencia entre sus ansias de novedad y una práctica marcada por atributos del arte colonial mediante la mímesis y apropiación. Destacan pues los planteamientos abstractos en oposición al tratamiento folklórico orientalista de los primeros pintores nativos.

 

Lo que hace singular a la plástica en el Magreb Islámico contemporáneo es la primacía del color, la ornamentación así como un toque naif y onírico que le otorga gran espontaneidad. Asimismo hay una riqueza muy notable de propuestas que mantienen vigentes los respectivos patrimonios artesanos como la cultura de la alfombra o la ornamentación corporal con henna, que aportan un hilo conductor temático y ritual válido para el conjunto de países del norte africano.

 

Chaibiya

Chaibiya (Marruecos)

 

Fatma Haddad

 

Fatma Haddad (Argelia)

 

Inji Aflatoun

Inji Aflatoun (Egipto)

, , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

A %d blogueros les gusta esto: